The Revolutionary Association of the Women of Afghanistan (RAWA)
RAWA


 

 

 
Add RAWA RSS Feed to Feedreaders





 


RAWA Photo Gallery
Random Image from RAWA Photo Gallery
 






Follow RAWA on Twitter


Join RAWA on Facebook


RAWA Channel on Youtube


Deia.com, 05.04.2010

La voz de las afganas

Mariam Rawi denuncia la realidad de su país: la invasión de EE.UU. no ha liberado a las mujeres

Marta Martínez

afganistan_women.jpg
La población civil afgana. (AFP)

Bilbao

Mariam Rawi no es su nombre verdadero. Su identidad tiene que permanecer oculta. También su rostro. Todo por motivos de seguridad. Y es que esta afgana lucha por una causa que aún enfrenta una férrea oposición entre los líderes fundamentalistas de su país: la defensa de los derechos de las mujeres. Una realidad, según denuncia, que no ha cambiado en los últimos treinta años. "La situación de las mujeres en Afganistán fue usada por el Gobierno de Estados Unidos para invadir el país, pero la situación no ha mejorado. De hecho, es peor. Hay más inseguridad, las mujeres ahora también están expuestas a los ataques y la violencia. No pueden ir a la escuela, no están a salvo", lamenta.

Mariam es miembro de la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (Rawa, por sus siglas en inglés), que trabaja clandestinamente en el país asiático y en los campamentos de refugiados afganos en la vecina Pakistán. Fundada en 1977 en Kabul, su misión se centra en la lucha por los derechos de las mujeres en un país donde aún están silenciadas, discriminadas y reprimidas. Para ello, por un lado, dan educación gratuita y clandestina en Afganistán y en los campos de refugiados; y, por otro, tratan de motivar cambios políticos editando libros, promoviendo o participando en manifestaciones y dando información sobre la realidad afgana a través de la web. Su labor es arriesgada y podría costarles, incluso, la vida.

En estos momentos, Mariam se encuentra de gira por el Estado español explicando y denunciando la realidad de Afganistán tras la invasión estadounidense en 2001. La activista afgana es categórica: "La liberación de las mujeres, la democracia, el Gobierno y el Parlamento electos, la nueva Constitución. Todas esas son informaciones falsas divulgadas por los gobiernos occidentales. La situación en Afganistán es completamente opuesta", denuncia. "Hay una falsa democracia impulsada por los gobiernos de Occidente, especialmente por el Gobierno de Estados Unidos. Cambiar un régimen fundamentalista por otro no podemos decir que sea democracia", resume.

Ley de Reconciliación

Amnistía para los criminales de guerra

Serena, pero contundente, esta mujer denuncia la Ley de Estabilidad y Reconciliación Nacional, aprobada por el Parlamento afgano en 2007. La polémica norma, promulgada este mismo mes por el Gobierno de Hamid Karzai, ha causado indignación entre las organizaciones de defensa de los derechos humanos, ya que supone una amnistía para los crímenes y abusos cometidos antes de 2001. "Esta ley es una absoluta vergüenza. Es una bofetada para todos los afganos que sufrieron por años los crímenes de guerra y el caudillismo", señaló el director de Asia de Human Right Watch (HRW), Brad Adams, a Reuters. La norma fue aprobada hace tres años por dos tercios del Parlamento gracias al apoyo de algunos "señores de la guerra" y sus aliados.

"Human Right Watch denunció que el 80% del Parlamento afgano estaba compuesto por criminales de guerra, que éstos tenían que someterse a la justicia. Pero, en cambio, ves que tienen puestos clave en el Gobierno, que son ministros, vicepresidentes. Ante esta situación, no podemos esperar nada positivo ni del Gobierno ni del Parlamento", alza la voz Mariam.

Inseguridad

"Las mujeres son las principales víctimas"

Según la activista, el Ejército, la Policía, las autoridades, el sistema judicial y el Parlamento están impregnados por fundamentalistas. Y esto deja a las mujeres en una total situación de vulnerabilidad. Quienes abusan, maltratan o asesinan a mujeres en Afganistán quedan en la impunidad. No son perseguidos, ni castigados y esto es un incentivo para que continúe la violencia hacia las mujeres. "Sufren violencia doméstica, hay crímenes cometidos por la familia del marido o por el mismo marido que nunca son castigados, hay multitud de casos de violaciones, de secuestros y el Gobierno no hace nada. Esto ocurre en todas partes del país", detalla Mariam. Esta realidad afecta gravemente a las mujeres. Y muchas -cada vez más-, desesperadas, ven en el suicidio la única solución a su dramática realidad.

A esta situación, estos últimos nueve años se ha sumado la de la inseguridad. "Las mujeres pueden ser objetivo de atentados suicidas de los talibanes, pueden ser víctimas de las bombas de la OTAN, pero también de los fundamentalistas, de los señores de la guerra", relata la defensora de derechos humanos afgana. Mariam explica que las mujeres son las principales víctimas de la guerra, que afecta a Afganistán desde hace treinta años. Desde la invasión soviética en 1979, pasado por el régimen talibán, al Afganistán de hoy en día, el país no ha conocido la libertad. Y esto ha repercutido en todos los aspectos de la vida diaria. "En la actualidad, hay menos mujeres que estudian que hace treinta años y esto es debido a los gobiernos fundamentalistas que ha habido desde entonces", se queja.

Esta activista reconoce que para que Afganistán alcance la prosperidad, la democracia y la paz es necesario un largo camino. Apunta, asimismo, varios pasos imprescindibles, según ella, para ir en esta dirección. El primero, la retirada de las tropas internacionales, estadounidenses y europeas -entre ellas, las españolas-; segundo, cortar el apoyo y las conexiones de países vecinos con un fundamentalismo fuerte y arraigado en el país y alimentado por estos gobiernos; tercero, que los criminales de guerra enfrenten a la justicia para acabar con la impunidad.

Sin embargo, Mariam no confía en que la situación pueda mejorar en las circunstancias actuales. "No hay ninguna perspectiva de que la situación vaya a ir mejor y los talibanes están más fuertes que al comienzo de la invasión", lamenta. Por estas razones, Mariam no comprende que el Gobierno de Karzai pueda dialogar con los talibanes. "Esto indica que a nadie, ni a Estados Unidos ni a la mayoría de los países, les importa lo que les suceda a los afganos", denuncia Mariam.



Category: Español, Español Media