The Revolutionary Association of the Women of Afghanistan (RAWA)
RAWA


 

 

 
Add RAWA RSS Feed to Feedreaders





 


RAWA Photo Gallery
Random Image from RAWA Photo Gallery
 






Follow RAWA on Twitter


Join RAWA on Facebook


RAWA Channel on Youtube


RAWA, 08.03.2010

¡La emancipación de la mujer afgana no será conquistada sin acabar con los crímenes de la ocupación, de los talibanes y del “Frente Unido”!

Declaración de la Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán (RAWA) con motivo del Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo 2010

Hoy 8 de marzo, las mujeres afganas están de luto por las violaciones colectivas que sufren Bashiras y Saimas, porque las azotan los sujetos más retrógrados, porque las subastan en mercados al aire libre y porque sus jóvenes hijas se inmolan para acabar con sus vidas de miseria. Mientras tanto, los autores de todos estos crímenes disfrutan del perdón legal y de toda la impunidad, manteniéndose en sus cargos oficiales a costa del saqueo contra nuestro pueblo y nuestro país.

Local warlords publicly flogged two Afghan women.
Señores de la guerra azotando públicamente a dos mujeres afganas en la provincia de Ghor, en el oeste de Afganistán. Febrero de 2010.

Aunque las mujeres afganas no esperamos nada diferente del régimen títere más corrupto y sucio del mundo, nuestro dolor se vuelve crónico cuando en el mundo se cree que Estados Unidos y la OTAN han llevado a Afganistán la liberación de las mujeres, la democracia y los derechos humanos. Tras ocho años de agresión perpetrada bajo la bandera de la “guerra contra el terrorismo”, EEUU y sus aliados han imponer en el poder a los mayores terroristas de la brutal Alianza del Norte y a las antiguas marionetas de Rusia -khalqis y parchamis-, imponiendo un gobierno títere al pueblo afgano. En vez de arrancar de raíz a sus propias criaturas, como los talibanes y Al-Qaeda, EEUU y la OTAN siguen matando con sus malditos ataques aéreos a nuestros civiles inocentes y pobres, en su mayoría mujeres, niñas y niños.

En estas condiciones, hemos visto al demagogo Karzai con grandilocuencia en la Conferencia de Londres, que no ha tenido resultados positivos para el pueblo afgano y donde que sólo trató de preparar el regreso al poder de los terroristas talibanes y de Gulbuddin Hekmatyar y el derroche de más millones de dólares para los bolsillos de la familia del presidente y las mafias de Fahim, Khalili, Dostum y otros asesinos.

El régimen títere y reaccionario de Karzai está del todo implicado en la corrupción y en el derramamiento de la sangre de los pobres. Aunque sólo fuera por los cientos de personas que murieron bajo el alud en Salang y la desgracia de millones de personas afganas refugiadas bajo la bota del régimen criminal iraní, serían motivos suficientes para sancionar y encarcelar a muchos de los altos funcionarios por negligencia y falta de atención a la los problemas de nuestro pueblo.

Pero el gobierno de EEUU no frena a sus muñecos afganos, permitiéndoles asesinar, traicionar y rapiñar a sus anchas, para que así puedan reprimir e intimidar a la gente afgana, para impedir un levantamiento anti-fundamentalista e independiente en Afganistán. No es ninguna sorpresa la decadencia y la corrupción de los principales asesinos como Rabbani, Sayyaf, doctor Abdullah, Qanoni, la familia Karzai, Zia Massoud, Fahim, Khalili, Saddique Chakari, Mirwas Yassini, Zahir Aghbar, Hadi Arghandewal, Anwar Jakdalak, Ismael Khan, Atta Mohammad y otros, que han hecho negocios sucios e inversiones multimillonarias en Afganistán y Dubai, fruto del narcotráfico y el saqueo de Afganistán, incluso algunos medios de comunicación occidentales así lo reflejan.

Para mostrar al mundo cuál es el valor de los derechos de las mujeres, EEUU y su sumisa mafia afgana han alimentado a una pandilla de mujeres siervas y partidarias de la ocupación, para que participen en conferencias, para que rindan pleitesía a “Su Excelencia” el Presidente Karzai y a su coro de portavoces de obediencia norteamericana, traidores como Wahid Omer, Siamak Herawi, Sibghatullah Sanjar… y para que les supliquen más ministerios con mujeres. Pero se equivocan si piensan que las mujeres afganas corrientes no se dan cuenta del hecho de que no habría ningún cambio positivo para ellas aunque todo el gabinete estuviera compuesto por reaccionarias como Amina Afzali, Hasan Bano Ghazanfar, Massouda Jalal, Noorzia Atmar, Qadria Yazdanparast, Shukria Barakzai, Fouzia Kofi, Manija Bakhtari y otras vinculadas a los brutales señores de la guerra. Las agentes comprometidas con el gobierno de EEUU y sus vasallos fundamentalistas y no fundamentalistas, sólo alcanzan a elevar suaves críticas y a sugerir algunas reformas digeribles para los criminales del Gobierno y sus amos extranjeros.

Con el dinero y los ofrecimientos de cargos oficiales, EEUU y sus agentes afganos han comprado a muchos intelectuales afganos. El gobierno iraní paga a muchos escritores y poetas, para que allanen el camino a una mayor participación de su régimen teocrático en Afganistán y para que inflamen las tensiones étnicas, sectarias y lingüísticas entre la gente afgana en vez de sensibilizar y movilizar a la población en favor de la independencia, la democracia y la lucha contra el fundamentalismo.

RAWA siempre ha pensado que la cuestión de las mujeres es política y no podemos separarla de la actual situación catastrófica general. No se va a solucionar ninguno de los incontables problemas de nuestra infeliz gente sin derrocar el actual régimen títere, que es cada vez todavía más letal y repugnante con la inclusión de talibanes y asesinos de la órbita de Gulbuddin.

Los lemas sobre la restauración de la paz, la seguridad, la democracia y los derechos de la mujer estarán vacíos mientras que Afganistán no logre su independencia, los talibanes y los asesinos de la Alianza del Norte no sean procesados y se restituya todo lo usurpado. En la situación actual, la referencia para evaluar el patriotismo o el progresismo de una persona u organización, es su lucha por cualquier medio contra la ocupación de EEUU, los talibanes -sujetos con la argolla de la esclavitud a Pakistán- y los mercenarios de Irán y EEUU en el “Frente Nacional”.

RAWA anhela unirse en solidaridad junto a las personas y fuerzas que están dispuestas a luchar por la democracia en un frente independiente contra la ocupación y los talibanes y los colaboracionistas yihadis, khalqis y parchamis.

Aunque las mujeres de Afganistán experimentan una nueva era de cautiverio y están en las garras de monstruos fundamentalistas, RAWA saluda de todo corazón a las mujeres valientes que luchan en Irán, Palestina, Kurdistán, Sudán, Nepal, la India y el resto del mundo y proclamamos nuestra solidaridad con ellas.



Category: Español, Español RAWA