The Revolutionary Association of the Women of Afghanistan (RAWA)
RAWA


 

 

Soldados Niños Recargardos: La Privatización de la Guerra

Cómo empresas privadas reclutan ex-niños soldados para operaciones militares en Irak, Afganistán y otros lugares

Desde armas oportunistas de alquiler en la periferia de los conflictos domésticos hasta una fuerza global que opera dentro de una industria multimillonaria, el sector militar privado parece estar floreciendo.

A medida que los ejércitos y la guerra se hacen cada vez más "subcontratados", las compañías militares privadas han asumido un rango cada vez más amplio de responsabilidades, desde el análisis de seguridad y de inteligencia hasta las funciones de entrenamiento y combate.

"La industria militar privada es una parte de cómo los países hacen las guerras hoy... El gobierno de los EE.UU. no hace un seguimiento del número de contratistas utilizados en lugares como Irak o Afganistán. Sabemos que es mucho, pero no sabemos exactamente cuanto", dice Sean McFate, profesor de la Universidad de Georgetown que trabajó para una compañía militar privada.

Los empleados de estos contratistas pueden venir de cualquier lugar, y a veces los líderes de las misiones no saben exactamente quiénes están trabajando para ellos.

"Ellas [las compañías] contratan y algunas veces crean lo que ellos llaman 'subs', subcontratistas, Ha habido comandantes en Afganistán que simplemente dicen: 'No sabemos quiénes son los subs de los subs de los subs'. Así que usted tiene todos estos como capas de un contrato.

"Es todo lo contrario del mundo militar privado. Uno mira el presupuesto primero", dice McFate. "El interés propio de la empresa es diferente del interés nacional, las empresas son maximizadoras de ganancias, eso es lo que hacen, eso es natural".A medida que el comercio militar crece y las compañías militares privadas tratan de encontrar los soldados más baratos disponibles en todo el mundo, ¿quiénes son los mercenarios? ¿Y cuáles son las consecuencias de la privatización de la guerra?

Child Soldados Reloaded examina la naturaleza cambiante de la guerra, el negocio de la guerra y las cuestiones por tras de ella.

El negocio de la guerra: 'Aegis Defense Services'

En 2004, el Departamento de Defensa de Estados Unidos firmó un acuerdo estimado en 293 millones de dólares con la empresa militar privada Aegis para ejecutar operaciones en Irak y Afganistán.

Aegis Defense Services es una compañía militar privada británica fundada en 2002 por el ex oficial del Ejército británico Tim Spicer. Spicer estuvo involucrado en el escándalo "armas hacia África" ​​de 1998, en el que su empresa anterior, Sandline International, fue hallada en violación de las sanciones de la ONU al importar armas a Sierra Leona.

Sin embargo, según el periodista y escritor Stephen Armstrong, "es un oficial de guardias apuesto y educado en la escuela pública, y eso realmente no era una característica masiva de la industria. Eso cambió la agenda global de lo que era una empresa militar privada".

Durante la invasión estadounidense de Irak, Aegis fue contratada para supervisar la comunicación y la coordinación de todas las compañías privadas de seguridad en el terreno, proporcionando guardias para proteger las bases militares estadounidenses.

"En efecto, se considera que el general se ha cargado de todos los contratistas privados. Ahora, en ese punto, el Ejército de los EEUU significa la mayor presencia en Iraq. Pero si usted considera todos los contratistas militares, Spicer considera estubo realmente a cargo de la segunda mayor fuerza en Irak", dice Armstrong.

Sin embargo, cuando los Estados Unidos decidieron poner fin a su misión militar en Irak, los presupuestos disminuyeron y la industria militar privada tuvo que empezar a ofrecer diferentes tipos de acuerdos. Como resultado, comenzaron a contratar soldados más baratos, muchos de ellos de países en desarrollo.

Aegis empleó a muchos mercenarios de Sierra Leona y Uganda para trabajar en Irak, porque eran más baratos que otras opciones.

"La guerra de Sierra Leona ha sido combatida principalmente por jóvenes combatientes. Si usted busca a hombres jóvenes para realizar trabajos militares, las posibilidades son muy buenas de que también hayan sido niños soldados", dice Maya Mynster Christensen, antropóloga de Royal Danish Defence College.

Ella explica que "desde el punto de vista del gobierno de Sierra Leona, el reclutamiento de Irak fue considerado un buen negocio en el sentido de que podrían tomar a los alborotadores locales, enviarlos a Irak por un par de años y luego devolverlos tras dos años con el dinero obtenido de su despliegue en el extranjero, lo que podría servir para estabilizar la seguridad en Sierra Leona".

En 2010, el Congreso de Estados Unidos nombró una comisión para investigar la subcontratación a empresas militares privadas, pero la contratación de ex-niños soldados no formaba parte de la investigación.

La comisión concluyó que el gobierno de los Estados Unidos ha sido demasiado dependiente de las compañías militares privadas en Irak y Afganistán, y que entre 30 mil y 60 mil millones de dólares desaparecieron en derroche y fraude.

Se desconoce el número de ex-niños soldados reclutados por compañías privadas para participar en combates activos, al igual que es desconocido el número total de empleados procedentes de países en desarrollo.

"Por un lado, los países occidentales han inyectado grandes sumas de dinero en la reintegración de ex-niños soldados, pero ahora tenemos gobiernos como Estados Unidos que apoyan a estas llamadas compañías de seguridad que reclutan gente y continúan su exposición a la violencia, y cementan sus identidades como perpetradores de la violencia como soldados, que hacen con que sea imposible reintegrarse a la vida civil", dice Michael Wessels, psicólogo y asesor de la ONU y de ONGs.

"Nos enorgullecemos de ser gente de moral, tratando de hacer lo correcto. Lo que estamos haciendo es explotar a la gente, usar a jóvenes que han sido niños soldados, deliberadamente hundirlos en los campos del combate y más allá de la violencia, nada podría ser peor para estos jóvenes, nada podría ser peor para la seguridad".

Originalmente publicado el 1 de mayo de 2017

Category: Español, Español Media - Views: 245