The Revolutionary Association of the Women of Afghanistan (RAWA)
RAWA


 

 

RAWA.org, April 4, 2017

Meena: ¡Las mujeres afganas deben romper las arduas barreras que nos enfrentan, y alcanzar sus derechos!

Monólogo durante la celebración conmemorativa del 29ª aniversario del martirio de Meena

Traducido por Edu Montesanti


Meena 29th martyrdom anniversary

Queridos invitados y hermanos,

Hace 29 años, la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (RAWA) perdió a su gran líder, Meena, una mujer que se había convertido en la espina de los ojos de los ocupantes rusos, sus lacayos internos y fundamentalistas, con sus amplias y efectivas actividades entre las mujeres de nuestro país.

La martir Meena creía profundamente que las mujeres afganas no podían alcanzar sus derechos e igualdad, sin una lucha unida y organizada en los frentes económicos, sociales y culturales. Por eso, creó una organización fuerte e independiente cuando era una joven estudiante universitaria.

Meena 29th martyrdom anniversary function by RAWA monologue
Una joven miembro de RAWA discursa el monólogo.

El asesino Gulbuddinis, erróneamente, pensó que RAWA sería destruida con el asesinato de Meena y sus dos colegas. Sus declarados enemigos habían pensado que, al estrangular a Meena, matarían la lucha libertadora de las mujeres, pero Meena fue inmortalizada en la heroica lucha revolucionaria de las mujeres dejando una organización política.

RAWA, inspirada en la sangre de su líder Meena, continuó su lucha contra el régimen títere de Rusia y los fundamentalistas criminales más resueltamente que antes. Las actividades de RAWA se expandieron, y se reconoció en todo el mundo como la única organización que verdaderamente luchó contra los traidores fundamentalistas y sus partidarios extranjeros.

Queridos amigos,

Hoy día nuestra gente, y especialmente nuestras malogradas mujeres, están viviendo en la peor situación posible bajo la ocupación de Estados Unidos y sus aliados. Si ayer las chicas como Nahid saltaron de los edificios para salvar su honor de los yihadistas sanguinarios, y mujeres como Zarmina fueron fusiladas en estadios de fútbol por los talibanes ignorantes, hoy la situación de las mujeres ha empeorado.

Los dolores de Farkhunda gritan, quien fue aplastada por un grupo de matones ignorantes bajo la nariz del gobierno corrupto de la mafia en Kabul, los gritos agonizantes de Rukhshana mientras fue apedreada por asesinos, y los gritos de miles de otras víctimas todavía ecoan en todo nuestro país. Estos incidentes retratan las desgracias cada vez mayores de las mujeres, que suceden cada día.

Estados Unidos y la OTAN devastaron a nuestro país con excusas de "derechos de la mujer", "democracia" y "guerra contra el terrorismo". En realidad, instalaron los elementos más misóginos, los yihadistas y los tecnócratas traidores quienes convirtieron Afganistán en infierno para las mujeres afganas.

Como nuestra martir Meena siempre dijo, nuestros gritos nunca deben ser silenciados bajo ninguna circunstancia, y si la bandera de la independencia, de la libertad, de la democracia y de la justicia social caen, las mujeres afganas deben romper las arduas barreras que enfrentan, y alcanzar nuestros derechos.

Hoy, prestemos juramento una vez más, que no nos detengamos en este camino de alcanzar las aspiraciones revolucionarias de Meena, y su vida y enseñanzas seguirán inspirándonos en nuestra lucha.

Originalmente publicado el 5 de febrero de 2016

Category: Español, Español RAWA - Views: 400