The Revolutionary Association of the Women of Afghanistan (RAWA)
RAWA


 

 

Diario de Burgos, December 16, 2010

Las tropas lo empeoran todo

La afgana Miltra Shomal pide a España que retire los soldados de su país

Angélica González / Burgos

La charla se desarrolló en el Teatro Principal
La charla se desarrolló en el Teatro Principal. (Luis López Araico)

A unque no les deja respirar, les anula como seres humanos y hace desaparecer su imagen, lo que supone una de las vejaciones más importantes a las que se puede someter a una persona, hay mujeres afganas que prefieren salir de sus casas con el burka puesto. La violencia que hay en las calles de las ciudades de aquel país es tal y se ceba tan especialmente con las mujeres, que ese trapo inmundo es una de sus mejores protecciones. Así lo contó ayer en Burgos la joven Miltra Shomal, nacida en Kabul hace 26 años y que lleva varias semanas en España contando cómo se vive en un lugar anclado en el siglo XV y ocupado por tropas extranjeras que no hacen sino empeorar la situación.

«La presencia de soldados está haciendo que todo vaya a peor porque no ayudan a la gente sino todo lo contrario, matan a afganos, tiran bombas y apoyan al gobierno fundamentalista», explicó Shomal durante su intervención en el Teatro Principal, un acto organizado por la ONG Entrepueblos, que considera fundamental que la ciudadanía escuche los testimonios directos de personas que están viviendo en naciones oprimidas por la falta de derechos.Miltra Shomal, miembro de la asociación Rawa (siglas en inglés de la Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán) exigió a España que retire sus tropas y que apoye a las organizaciones que desde dentro están trabajando para democratizar el país: «Que las tropas se vayan es bueno para todos», concluyó.

Rawa -que se define como «una organización sociopolítica de mujeres afganas que luchan por la paz, la libertad, la democracia y los derechos de la mujer en un Afganistán dañado por el fundamentalismo- es una entidad especialmente perseguida por el Gobierno afgano. Para poder trabajar y ocuparse de la salud de las mujeres, de su educación, de su sostenimiento económico y de su acceso a la cultura tienen que andarse con un cuidado infinito y utilizar nombres falsos, de lo contrario podrían pagar su ‘osadía’ incluso con su vida. Por eso, Miltra (que no se llama Miltra y que en un par de días volverá a Kabul) declinó salir fotografiada para nuestro periódico.

Category: Español, Español Media - Views: 11756